Usted está aquí

Orientaciones para resignificar la conmemoración del 12 de octubre

Orientaciones para resignificar la conmemoración del 12 de octubre

Dialoguemos con los pueblos ancestrales y originarios: de sus resistencias por existir y pervivir.

Apreciadas comunidades educativas: ¿Por qué no hablar del Día de la Raza?

Les queremos compartir que, dado que las escuelas son dinámicas y se transforman en el tiempo, en la actualidad han emergido nuevas reflexiones sobre las identidades de los pueblos ancestrales y originarios: afrocolombianos, raizales, palenqueros e indígenas, que nos motivan a replantear la manera como hemos visibilizado, representado, relacionado y compartido con las comunidades étnicas dentro y fuera de la escuela en el caminar de la historia.

Por lo anterior, les proponemos que asumamos el reto de resignificar la conmemoración del 12 de octubre y las acciones que se han venido desarrollando a lo largo del tiempo para celebrar el llamado “Día de la raza”.

En ese sentido preguntémonos inicialmente ¿cuál es el origen de celebrar el día de la raza? ¿Por qué se convierte en un hecho histórico para el país?

El relato histórico tradicional narra que el 12 de octubre de 1492, con el arribo de Cristóbal Colón, llega a América o Abya Yala, el progreso que ayudaría a los pueblos originarios de este territorio a alcanzar la deseada civilización, representada por el continente europeo.

En este sentido, es importante que actualmente indaguemos sobre ¿Qué implicó para los pueblos originarios de América o Abya Yala alcanzar el mito de la civilización? Pues bien, la historia nos ha enseñado que el celebrado “encuentro de dos mundos”, entre otras situaciones, generó.

Pdf